NUESTRA HISTORIA

NUESTRA HISTORIA

 

Desde principios del siglo XX la familia Soto se ha dedicado a la fabricación de granizados y polos montando el primer obrador artesano durante el año 1925 en Ibi, Alicante, el lugar con mayor tradición de fabricación de granizados, helados y turrones del mundo. Trasladandose a Alicante en 1980 a la calle Rambla de Sant Joan de Alacant, gracias a la alta calidad de nuestros productos la demanda creció hasta que este obrador se quedó pequeño y provocó el cambio de ubicación, primero a la albufereta y poco después pasamos a San Vivent del Raspeig a una nave de ayores dimensiones que nos permite atender la producción manteniendo nuestros valores.
Seguimos manteniendo nuestra fabricación 100% artesanal, cumpliendo fielmente con el recetario marcado por nuestro fundador desde 1925.